martes, 14 de julio de 2009

Perdonar a un amigo

Cuenta una bella leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y, en un determinado punto del viaje, ambos discutieron. Uno acabó dando al otro una fuerte bofetada.El ofendido, sin decir nada, se agachó y escribió con sus dedos en la arena: "Hoy mi mejor amigo me ha dado una fuerte bofetada en la cara"

Continuaron el trayecto y llegaron a un oasis donde decidieron bañarse. El que había sido abofeteado y herido empezó a ahogarse. El otro se lanzó a salvarlo y evitó que perdiese su vida.Al recuperarse del posible ahogamiento, tomó un estilete y empezó a grabar unas palabras en una enorme piedra.
Al acabar, se podía leer:"Hoy mi mejor amigo me ha salvado la vida"Intrigado, su amigo le preguntó:- "¿Por qué cuando te hice daño escribiste en la arena y ahora escribes en una roca?"Sonriente, el otro respondió:- "Cuando un gran amigo nos ofende, debemos escribir la ofensa en la arena, donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarla y olvidarla. En cambio, cuando un gran amigo nos ayuda, o nos ocurre algo grandioso, es preciso grabarlo en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento de ninguna parte del mundo, podrá borrarlo."

A medida que el tiempo transcurre en nuestra vida, y nos acercamos más a las canas, crece en muchas personas la capacidad de reflexión, y discernimiento... pero en otras crece la prisa y ya no se detienen a mirar en lo profundo del corazón...
Espero que estas líneas lleguen a donde deban llegar: directamente al corazón, el saber perdonar, es sanador, es restaurador y edificante, es gratis!, nunca estará de más y sobre todo a quien mejor le hace es a quien brinda ese hermoso y sincero regalo, el perdón. No a medias ni inconsecuente, sino con profundidad, en el máximo esplendor de la palabra.

Tengo dos amigas, muy amigas, son como mi familia, y las quiero mucho y desde hace unos años no se hablan. Lo han pasado muy mal, y siguen pasándolo... y yo estoy ahí al lado de las dos, en una situación difícil, nunca me he metido , siempre he querido estar al margen pero sufro de verlas , de ver que la situación en vez de suavizarse va a peor.
Dicen que es más fácil perdonar a un enemigo que a un amigo, y tienen toda la razón, porque si lo mismo hubiera pasado en dos personas que no se aprecian, borrón y cuenta nueva, te dejas de hablar y por el tiempo se olvida, pero cuando se trata de tu mejor amigo todo se complica.
Cada persona tenemos un carácter, posiblemente para una, la otra hizo algo mal, que nunca le dijo, o no en ese momento, y para la otra nunca supo que hizo mal, pero después de cinco años, creo que todo es perdonable. Y lo peor no es perder un amigo por no saber perdonar, lo peor es que tú pierdas a tus amigos por que no te perdonaron aquellas meteduras de pata.
Lo que me da pena es que su amistad la han perdido por que callaron, por que no dijeron nada, por que no se dieron ninguna oportunidad de diálogo.
Me gustaría retroceder en el pasado y hacer algo que no hice, pero eso es imposible así que solo me queda la esperanza de volver a verlas juntas o al menos sin hacerse daño. Porque el que sabe perdonar se mantiene en el presente y así puede apreciar lo que tiene. El que no sabe perdonar se mantiene en el pasado, enfocado en el mal que le han hecho.
¿Tan difícil es perdonar a un amigo?
Sé que la respuesta es sí, pero no es imposible, ¿verdad?.

11 comentarios:

Laura dijo...

Amén!
Laura.

pau dijo...

Supongo que la familia es algo que te toca,pero los amigos los escoges,por eso,cuando hay una traición,una decepción,un dolor,una herida por parte de un amigo,es algo dificil de reparar,dificil de olvidar...pero aún que dificil de perdonar no es imposible,mientras las dos partes no sean realmente tercas,cerradas y duras,claro!!
bikos mil
pau y mese

Victòria dijo...

Me gusta la leyenda! Y ojalá tus amigas lean tu post y se den por aludidas!

Uge dijo...

Sé de lo que hablas, es difícil pero no imposible, ¡pero cuesta tanto olvidar cuando te hacen daño!
Un besote

Fátima dijo...

Sonia con tu post me he sentido aludida porque me encuentro en una situación de ese tipo. Perdonar a un amigo es muy difícil y parece que siempre hay motivos para no ceder y dar el brazo a torcer. Pasa el tiempo y parece que los obstaculos cada vez son mayores.
Bicos
Fátima
P.D. ¡¡NOS VEMOS PRONTITO!!!

N.M y R.G dijo...

La leyenda me ha encantado y espero también que las cosas se soluciones por que yo creo que no es tan complicado.
Saludos.
FAMILIA COLORIN

Kinshasa dijo...

Me gusta la leyenda! espero que tus amigas se reconcilien algun dia!

Besotes

Teresa

gloria dijo...

Me quedo con la leyenda... y me parece que se la voy a pasar a alguien...
Un abrazo.

Nür dijo...

Es que nos complicamos la existencia. La leyenda me ha encantado, y me ha llegado muy dentro, como espero les llegue a tus amigas si la leen...

Un abrazo,
Nür

PD: Nos vemos el domingo!

Mariajo dijo...

La leyenda es preciosa, con tanto significado que espero que tus amigas la lean, reflexionen y piensen en ellas, y en ti también que, estar en medio es una gran faena!!! Yo también me he encontrado en esa situación y es durillo.
Un beso,
Mariajo

Anónimo dijo...

Yo deje de tener contacto con alguien que se cansaba de decirme que era su amigo pero no me lo demostraba, nunca estaba para mi, yo tenia que buscarlo, nunca me busco o procuro, siempre me hacia a un lado por sus viejas (amantes) intente hablar varias veces y solo me decia que yo estaba loco que "puros problemas conmigo" y todo fue porque me harte de andar tras de ek y le cobre un dinero que me debia, desde ahi yo fuie para el "puros problemas" segun el y la "amistad" se esfumo en segundos, cuesta trabajo perdonar eso...