miércoles, 26 de noviembre de 2008

Dos años del "ENCUENTRO"

Hoy tengo tres importantes acontecimientos, el menos relevante y al mismo tiempo sorprendente es que ha nevado, hacía ya dos años que no veíamos la nieve por estos lugares y ha sido precioso ver caer copos de nieve sin parar hasta llegar a cuajar durante un rato.


Nuestro segundo acontecimiento es que hemos firmado la escritura de nuestra casa y nos han dado las llaves, por fin! después de muchos meses de espera ya tenemos casita, creo que vamos a contracorriente de la sociedad, en plena crisis inmobiliaria nosotros nos metemos en el berenjenal....pero bueno, se dice que "Año de nieves, año de bienes".

Y último acontecimiento y sí muy importante es que hoy hace dos años conocimos a nuestro hijo, para nosotros es una fecha muy muy especial, ese día el destino nos unió para siempre y como siempre me gusta recordar dejo constancia como fue ese encuentro, en un vídeo.

"No dormimos mucho esa noche, a pesar de lo cansados que estábamos, pero los nervios podían mas, me levanté primero y empecé a ordenar lo poco que teníamos en aquella habitación del hotel, nuestra maleta no había llegado con nosotros e íbamos con lo puesto y algo que llevé en la mochila que subí conmigo al avión. Bajamos pronto a desayunar, a las 9 salíamos hacía el orfanato, Antonio el representante de la Ecai nos acompañaba, por el camino quería observar todo el paisaje, empaparme de aquel lugar tan diferente al nuestro, el caos de los coches, chabolas mezcladas con centros comerciales, mujeres con velos blancos delante de una iglesia, algarabía de niños en las puertas de la escuela, íbamos todos en silencio mirando todo aquello pero nuestra mente en otro sitio, en la personita que íbamos a conocer en unos momentos. Al fin llegamos, bajamos de la furgoneta y al abrir la puerta había una especie de patio vacío y una niña de unos doce años sentada al sol con un bebe, de una casa salió la dueña del orfanato enrollada con un pañuelo y nos indico que pasáramos, a la derecha había una habitación con cunas, el olor era muy fuerte, imposible de olvidar, allí conocimos al bebe de una familia que iba con nosotros, después nos llaman y en el medio del pasillo veo que la niña que habíamos visto al entrar, me da el bebe que llevaba en sus brazos y oigo que la señora del pañuelo me dice, Anania.... cogí aquel niño y me quedé como en shock, no pesaba nada, solo notaba sus huesos en mis manos. Desde ese momento hasta que no subí a la furgoneta para irnos y me paré a pensar un poco, no reaccioné. Era como si yo no estuviera allí, mi cuerpo sí, pero mi mente no. El impacto de ver un niño de 12 meses con tan solo cinco kilos, me superó. Lloré, lloré mucho, al principio de pena, ¿cuanta hambre había tenido que pasar para llegar a ese estado?, no podía resistir el dolor de ver así a alguien tan pequeño, después lloré de rabia, rabia por ser de este mundo que permita esto, rabia por que lo dejaran llegar a ese extremo. Lloré porque no me perdonaba que sintiera pena en vez de amor, ese amor que tanto había imaginado , que con tanta ilusión había creado hacia ese hijo imaginario. Pero algo me hizo ser fuerte, algo cambió en mí, para asumir aquella situación y fue mi marido, Javi me demostró que teniamos que luchar, que nuestro amor lo sacaría adelante, y para ello teníamos que ser fuertes.

Por la tarde el pediatra, el gran Doctor Markus, nos confirmó su severa desnutrición, y a partir de ese momento, con una leche que allí la llaman "el milagro", hiper calórica, vitaminas y muchísimo amor, pasaron los días. Nuestra estancia en Addis fue corta, tan solo una semana, era urgente que Hugo viniera a casa para recuperarse, aunque realmente el se recuperó allí, en una semana hizo un cambio abismal, nada tiene que ver, del niño que conocimos al niño que vino a España. Él nos adoptó enseguida, a mi me costó más, cada día era un pasito. Un día, en la recepción del hotel, las chicas de allí lo cogieron un rato y nosotros subimos a la habitación a por algo, al bajar otra vez, me puse hablar con otra chica, y él al oir mi voz se giró hacia donde estaba y levantó las manos para que lo cogiera...mi corazón dio un vuelco y sentí que era mi hijo, me habia adoptado y yo a él."

Para mi hoy es nuestro encuentro con la vida. Como dice la canción de Pasión vega , era tan poquita cosa...pero con muchas ganas de vivir, y lo consiguió , aguantó.
El puso todo. Nosotros pusimos lo que pudimos.
Y, por el camino, el amor nos entrelazó para siempre. Hugo es feliz. Pero en los pensamientos de la noche, cuando me vuelven las pesadillas, recuerdo ese niño que un día fue y ya no es, su mirada sin mirar, su cuello sin fuerza, sus piernas, sus brazos, sus labios sin sonrisa, su profundo cansancio de vida sin vivir. Y pienso en los Hugos que dejé en Etiopía o en los que habitan por aquí, allí donde no llegan las noticias. Pienso en los Hugos que no tienen Navidad.
Se me hace muy duro recordar aquel día, ya he conseguido ver el vídeo sin llorar y he ido asumiendo como lo pasó mi hijo, sigue siendo igual de duro, pero ahora lo veo tan feliz que ya no me atormenta tanto.
Quiero que sea un día feliz en su vida, y cuando sea mayor poder contarle nuestro encuentro, como nos conocimos, a veces no se como lo haré, porque reconozco que fueron los momentos mas duros de mi vida, pero espero que el paso del tiempo me de el tesón necesario para explicarle que la mayor pena que sentí al verle la primera vez , ahora es la mayor alegría que me da todos los días.


video

lunes, 17 de noviembre de 2008

Vida y muerte

Ayer, hace tres años nació mi hijo, pero yo no estuve allí. Esta personita que nos ha robado el corazón nació en un lugar muy lejos de aquí, a veces sueño e imagino como sería el momento de nacer. Al ser delgadito, supongo que no sería un parto complicado y salió como una culebrilla, después lloraría desesperado, tiene mucha facilidad, pero al cogerlo se calmaría y su madre biológica sonreiría mirándolo.... él se dormiría, como tanto le gusta y solo se despertaría para comer. Seguro que ha sido un bebe muy bueno, un poco nerviosillo cuando no le dieran lo que él querría, pero le pasaría rápido porque con poquito se conforma. Ay, mi niño! Como me gustaría tener todos esos momentos para contártelos...
Una vez leí que en la adopción parece que todo el mundo gane. Ganas una familia; el niño gana unos padres y los padres ganan un hijo, pero también pierdes, se pierden muchas cosas, el niño pierde su familia biológica, su entorno, su cultura y los padres nos perdemos todo el pasado de nuestro hijo, cuando nació, su primera sonrisa, a lo mejor sus primeros pasos, sus primeras palabras..etc. Pero todo compensa y poder disfrutar de todos los cumpleaños que van a venir es una suerte y una alegría.

Ayer, no celebramos el cumpleaños de Hugo, porque murió mi abuelo. Era el último que me quedaba, y a pesar que tenía 91 años y estas semanas estaba muy malito, ha sido muy triste. Sé que él ahora esta feliz porque se habrá encontrado con mi abuela, hace dos años murió y han estado casados mas de 65 años casados, toda una vida juntos donde pudieron celebrar hasta las bodas de diamante con sus seis hijos, diecinueve nietos y seis biznietos. Han sido todo un ejemplo para nosotros, en esta vida han trabajado mucho pero han sido muy felices y han sacado adelante a todos y lo mas importante es que han sabido unirnos como una piña. Ayer en el entierro todos juntos lo despedimos.
A mis hijos les dijimos que Pepe esta en el cielo,le llamaban por su nombre, bisabuelo era demasiado largo para ellos, y sin decir yo nada, mi hija Nuria me dijo que ya estaría con Paquita y que desde allí nos cuidaran, Nuria se acuerda mucho de mi abuela. Hugo me pregunto si había ido volando, y con una sonrisa le dije que la semana que viene celebraremos su cumpleaños y a Pepe lo tendremos en el corazón.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Cumple en el cole

El domingo será el cumple de Hugo, y hoy lo ha celebrado con sus amiguitos en el cole. Cuando es el aniversario de un niño, este invita almorzar a su clase, le ponen una corona y le cantan el cumpleaños feliz. Ese día es el protagonista porque ya tiene, en este caso, tres años y ya es muuuy mayor. Hoy lo ha celebrado con sus compañeros de la escuela y el domingo haremos una fiesta familiar. Esta mañana nos hemos levantado antes para hacer los 30 bocadillos, preparar los zumos, la tarta y las chocolatinas, no creo que se lo coman todo pero al menos que no falte, la foto de arriba era justo antes de salir de casa hacia el cole.

El día de antes se reparten las invitaciones para que las madres no les pongan el almuerzo, y creo que me han quedado muy chulas, bueno ,a Hugo le han encantado, ha dormido toda la noche con la invitación y es que spiderman es su pasión.

Y a la salida del cole , le he hecho fotos con su corona, estaba muy contento y también muy cansado, aun no hemos superado lo de no hacer siesta y por la tarde tiene que dormir un rato, es muy dormilón. Al llegar a casa se ha quedado frito, tantas emociones le han dejado cao!.



He colgado el vídeo de Nuria hablando de su mascota , Menta. (http://unidosaethiopia.blogspot.com/2008/10/menta-y-celofn.html )

lunes, 10 de noviembre de 2008

Campeón y el abuelo

Al final mi padre se salió con la suya, y en la feria compró un caballo miniatura. Llevaba tiempo detrás de algo así, hasta que encontró a este mini caballito, y la verdad es una monada. Es como si fuera de mentira y es que en mi casa (bueno, casa de mis padres, pero sigue siendo mi casa)los tamaños los tenemos algo cambiados, el perro un Dogo Alemán parece un caballo y el caballo parece un perro, el perro le saca casi un palmo al caballo. Y claro el perro no se que pensará que es el caballito porque se ha vuelto loco con él, no lo deja ni a sol ni a sombra, lo lame hasta dejarlo mojado.

Este nuevo inquilino ha despertado todo tipo de sentimientos; desde la mayor alegría para mis pequeñajos, al mayor disgusto para mi madre, que casi le da un patatús cuando nos dijo que lo había comprado, pero bueno la pobre lo va asimilando, no le queda otra con mi padre, que le encanta complicarse la vida con más trabajo. Al vivir en el campo hay mucho, pero mucho trabajo y además con gallinas, palomas, conejos, dos perros, tres gatos, tres gatitos y ahora...el mini caballo.

Este domingo, estuvimos por la mañana con Campeón, entre el abuelo y los nietos han decidido ese nombre, lo cepillaron, le arreglaron la paja y estuvo un rato por el césped pastando y por lo que vi me parece que no ya hace falta que lo corten, él se encarga de repasarlo.



En la foto de abajo se ve que le pusimos hasta un pirri, como es joven aún no se puede montar. Es muy tranquilo y se deja hacer de todo, al único que le teme es a Hugo que cuando se le acerca chillando se aleja de él, hasta que se acostumbre al terremoto.

Nuestra gata Mulán, este verano se hizo campestre y se quedó a vivir aquí, como era lógico hace poco a tenido gatitos, y son monísimos. Sus nombres son de lo mas variopintos; tigre, surivan y tín (de chiquitín). Os pongo alguna foto, también del domingo.




jueves, 6 de noviembre de 2008

Obama marrón

El 4 de agosto de este mismo año, hice una entrada en este blog sobre Obama (lo siento pero no se como poner el enlace, sigo siendo novatilla). Esa entrada la escribí sin pensar que llegaría tan lejos, pero sí, como dice su campaña; Yes we can. Y ha podido, y han podido todos los estadounidenses, es un cambio importante, espero que sea para bien, y no quede todo en fachada.
Me emocioné en su discurso , en las lágrimas de miles de personas que lo miraban con esperanza y satisfacción de haber dado un paso importante a la igualdad. A que por un momento podamos pensar que todos somos iguales y podemos alcanzar las mismas cosas. Y al dirigirse al mundo entero, Obama no puso como ejemplo a Martin Luther King, Rosa Parks o Malcolm X, sino a ésta votante de Atlanta. "Ann Nixon Cooper", dijo el ya presidente electo, "tiene 106 años, nació en una generación posterior al fin de la esclavitud. Cuando alguien como ella no podía votar por dos motivos: por ser mujer y por el color de su piel".

En 1964 los negros no podían sentarse en un autobús junto a los blancos. El 2 de julio de ese año, el demócrata Lyndon B. Johnson declaró ilegal la discriminación practicada durante muchos años "en razón de la raza, el color, la religión o el origen nacional". Cuarenta y cuatro años después, Barack Obama, el hijo de un inmigrante keniano y una mujer blanca de Kansas, será el presidente de todos los norteamericanos de Estados Unidos. Pienso que es un momento histórico que siempre recordaremos y lo contaremos a nuestros nietos.

Os dejo un vídeo sobre como han vivido los jóvenes este momento histórico;

A mis hijos les expliqué quien era Obama, y que iba a ser el presidente de Estados Unidos, al decirles que era del mismo color que la piel de Hugo, me dijeron; "sí , es marrón".

miércoles, 5 de noviembre de 2008

La verdadera historia del ratoncito Pérez

Estos días mi hija Nuria esta deseando que le caiga un diente, me parece que en su clase hay algunos niños que les ha visitado el ratoncito Pérez. Pero creo que ella va a tener que esperar, si hay una relación desde cuando te salen a cuando te caen.., me acuerdo que fui al pedíatra cuando cumplió un año toda asustada porque no tenía ni un solo diente, al poco tiempo le salieron todos a la vez. Así que si sigue la misma línea, le quedan unos años sin la visita del ratocinto Pérez.
Yo me acuerdo cuando era pequeña la ilusión que me hizo poner bajo el colchón mi primer diente y al día siguiente despertar y ver un billete (de 100 pesetas!!!, un tesoro), incluso recuerdo hasta lo que me compré, un puzzle de blancanieves. Yo soy muy despistada y no recuerdo casi nada, pero esas son de las pocas cosas que no se me olvidan.
Os cuento un preciosa historia, la verdadera historia del ratoncito Pérez, acompañado de un vídeo , que seguro,os arranca una sonrisa.



Esta historia comenzó en el fondo del mar, dónde habitan las más extrañas criaturas, donde los peces parecen plantas y las plantas aparentan ser animales. Es allí, en aquel lugar encantado donde vivía una ostra.
Esta ostra como todas las demás ostras, se pasaba los días y las noches trabajando en construir una perla. Ella quería que fuera la perla más hermosa, más brillante y más blanca que nadie hubiera visto jamás.
Una mañana cualquiera, cuando la ostra se despertó, se dio cuenta de que su perla ¡había desaparecido! Después de buscarla infructuosamente, su amigo el pulpo la halló llorando.

-¿Por qué lloras? –le preguntó
-He perdido mi perla y no puedo hallarla –respondió la ostra
-Voy a ayudarte –prometió el pulpo

El pulpo subió a la superficie y entre la espuma de las olas halló a su amiga tortuga, ésta a su vez, encontró a su amigo el ratón, que se hallaba tomando el sol en la playa. Así uno tras otro, se comprometieron en ayudar a su amiga ostra.
-¿Cómo es una perla? Preguntó el ratón cuyo apellido era Pérez.
-Es blanca, pequeña, dura y brillante -respondió la tortuga.
El ratón buscó y rebuscó entre la arena hasta que encontró una moneda de plata blanca, dura y brillante, pero era muy grande... Luego encontró un botón blanco y brillante pero no era tan duro, ya que pudo romperlo con sus dientes. Más tarde encontró una piedra, que era blanca y dura, pero no era brillante.
Muy triste volvió a su casa, sin saber como ayudar a la ostra.
El Ratón Pérez vivía en un agujerito en la habitación de un niño y para animarse un poco decidió pasearse entre los juguetes, mientras el niño dormía.

De repente encontró lo que buscaba: sobre la almohada del niño había un dientecito que el niño había perdido unas horas antes, era ¡blanco, duro, pequeño y brillante! El ratoncito lo tomó entre sus manos y lo miró maravillado, pero no quería llevárselo sin dejar nada a cambio.
Buscó entre sus bolsillos y encontró la moneda de plata que había hallado en la playa unas horas antes y la dejó allí... a cambio de su tesoro.
El ratón corrió a la playa y le dio el diente a la tortuga, la tortuga al pulpo, y el pulpo a la ostra. La ostra se sintió feliz, lo cubrió con su concha y finalmente pudo dormir tranquila.
Desde entonces Ratón Pérez recorre las habitaciones de los niños recogiendo dientecitos y los lleva a la playa donde las tortugas los reciben. Ellas se los dan a los pulpos, quienes a su vez se los dan a las ostras que han perdido sus perlas.
Claro que a todos nos asalta una pregunta ¿quién se está robando las perlas de las ostras? y ¿dónde consigue el Ratón Pérez tantas monedas para dar a los niños?
Hemos escuchado de muy buena fuente, que Doña Ratona Pérez tiene una tienda donde vende unos hermosos collares de perlas... y quien se encarga de guardar el dinero de la tienda en el banco es su esposo el ¡Ratón Pérez!
FIN