lunes, 1 de marzo de 2010

Carnaval atrasado

Tenia el carnaval pendiente para contar, lo pasamos muy bien y eso que este año...el disfraz era para salir corriendo...y no exagero. Pero parece que al ser muchas mamas iguales, los niños iban tan monos y nos hicimos algunos chupitos para salir, la cosa no fue tan grave, incluso se me pasó rápido y me reí un montón.

Mi hija Nuria, ella ya va por libre, se disfrazó de conejo saliendo de una chistera, ese disfraz estuvo de lo mas acertado, porque además de ser muy gracioso era super calentito, y con el frío que hacia ese día, era de lo mejor.

Y como el año pasado salí en la clase de Hugo, que como son mas pequeños, tienen que salir con un adulto, y que casualidad que siempre salen las madres..... Este año íbamos del cuento de Blancanieves y los siete enanitos, cuando se hicieron las reuniones previas, ya dije que si los niños querían de enanitos y las niñas de Blancanieves, las mamis podíamos vestirnos de brujas o de manzana o incluso de espejo, pero hicieron caso omiso a mis palabras y de que lo buscaron? pues sí ... de Blancanieves, buf! con toda la cara al descubierto, menos mal que con peluca, pero aun así nos divisaban a la legua, eramos totalmente reconocibles. Eso es lo que tiene ser mama trabajadora que aunque puedes opinar, pero como no puedes ir a elegir te tienes que amoldar a lo que se decide. Así que después de asumir que mi sentido del ridículo lo tenía que dejar en casa, salimos de carnaval.

Cuelgo un vídeo para demostrar lo bien que lo pasó Hugo en el desfile.


He tardado tanto en escribir, porque he tenido a Hugo malito, ha estado ingresado en el hospital cinco días por una gastroenteritis aguda. El sábado después de carnaval empezó a vomitar y no paraba, lo llevamos a urgencias y se quedó porque necesitaba suero por vía ya que no aceptaba ningún líquido, y a los dos días de estar allí le salió acetona, se quedó sin nada de azúcar, pero poco a poco a ido asimilando y cuando toleró alimentos nos mandaron a casa con dieta blanda, ahora ya esta bien , hemos pasado un poco de miedo, y él que ya es delgado se quedó un fideillo. Ahora come más que antes y ya está recuperado y no quiere para nada volver al hospital, le trataron muy bien pero eso de tener la vía y no poder moverse mucho, lo llevó regular. Una anécdota, el primer día que lo ingresaron , entró una enfermera y le preguntó el nombre , los años, etc.. lo habitual, al poco rato entró otra medirle la temperatura y le volvió a preguntar su nombre y toda la retailla, la siguiente que entró también le preguntó su nombre y él muy serio le dijo; " Dile a todas las de ahí dentro que me llamo HUGO", aún se están riendo...