lunes, 20 de octubre de 2008

Dos años de "la llamada"


En la adopción se recuerdan infinitas fechas, fechas que son claves en nuestras vidas; la de la solicitud, la aprobación del CI, la del día que te comunican que tu hijo es tal y te esta esperando, la del juicio y la que lo conoces. Nosotros celebrar solo celebramos el día de su cumple y cuando nos conocimos, pero el resto de fechas aunque no hacemos nada en especial, siempre las recuerdo.

Y ayer fue uno de esos días que recuedas que hace dos años recibí la llamada de teléfono que nos cambió la vida, de nuevo era mama.
"Era por la tarde, sobre las 6, yo estaba en trabajando en la óptica y en ese momento estaba en el gabinete graduando un señor, cogí el teléfono y oí la voz de Mabel, una chica que trabaja en la ECAI, en ese momento ni se me pasó por la cabeza que era para darme la alegría que tanto estábamos esperando, ya que al ser por la tarde, no sé , pero siempre pensé que sería por la mañana.
Creí que me iba a pedir algún papel o algo y me dice:
-Tengo una buena noticia... tienes una asignación de un niño de once meses....
Que???????, le respondí yo, casi me da un vuelco el corazón, las pulsaciones me iban a mil , y el señor que estaba graduando casi ni se había dado cuenta de que estaba hablando por el teléfono y seguía diciendo; la H, la O, la N... le dije; un momento por favor. Y le pedí a Mabel que me lo repitiera, y ya me lo volvió a decir, y me dijo que se llamaba Anania.
Ese momento que tantas veces me lo había imaginado, no se parecía en nada a lo que estaba viviendo, tenía gente fuera esperando , yo no podía chillar .
Le dije a Mabel si la podía llamar más tarde , me dijo que no , que se iba ya a casa, que al día siguiente la llamara, y colgué, trague saliva y acabé de graduar al señor, supongo que verá bien ( no ha venido a quejarse, desde entonces) porque no recuerdo ni como lo hice, terminé de apretar un tornillo y vender un líquido, me acuerdo que mis manos estaban temblando, pero mantuve el tipo, porque no quería decirlo a mis clientes ya que me conozco, me pondría a llorar y no podría parar, y así fue.
Cerré con llave la puerta, entré dentro , por fin sola y empecé a llorar como una magdalena , cogí el móvil e intenté llamar a mi marido que estaba trabajando, pero no me lo cogía y decidí llamar a mi madre. La pobre se pegó un susto porque solo me oía llorar y no podía decirle nada, casi antes de colgar tenía a mi padre allí, me acuerdo que se fue al bar de enfrente y me trajo una tila, le dije que lo sabia hacia casi ya media hora pero lo había tenido que aguantar.
Empecé a recibir llamadas de familiares (mi madre ya había pasado el parte) y amigos, dejé a mi padre de telefonista y le cogí el coche para ir al trabajo de Javi. Le busqué por todos los sitios de la empresa, cuando me vio la cara que tenía de llorar, me dijo que que pasaba,
Yo le dije; “vas a ser pare de nou”... y de nuevo a llorar.
Creo que solo he llorado tanto de alegría, el día que nació mi hija y ese. El día que fuimos a ver el expediente y la foto también, pero allí lloré de pena, leer la vida anterior de tu hijo es muy muy duro.
El momento que te dan la noticia de la asignación es una mezcla de nervios, miedo , felicidad... piensas por fin, este camino se hace muy largo y cuando ves el final no te lo puedes creer, y de repente piensas ahora si que es verdad!!! "


Es un trozo de mi diario que en días como hoy me gusta recordarlo tal cual fue, porque son especiales, desde ese día, sé que mi hijo existía y ahora es una parte de mí.



4 comentarios:

Mariajo dijo...

Hola Sonia... cómo me gusta leeros a quienes ya habeis recorrido este camino... Yo no me he imaginado cómo reaccionaré aunque, conociéndome, seguro que corren ríos de lágrimas, como los tuyos!!! :-)
Un abrazo,
Mariajo

Nür dijo...

Y la plorera que me estoy pegando ahora...
Sonia, qué ganas tengo de poder contar esa experiencia! Siento que no pudieras largarte en aquel momento, porque yo tengo claro que si me pilla trabajando, me voy a casa escopetada. Ains.

Besotes y mil gracias por compartirlo con nosotras,
Nür

Lauri dijo...

Qué bonito... creo que tiene que ser uno de los momentos más bonitos de todo el proceso de la adopción.. sin contar el día que lo conoces por supuesto.

Enhorabuena por esots dos años de felicidad!!

Alicia dijo...

Bueno Sonia, yo recuerdo perfectamente ese día.. me cogio en pleno centro de Sevilla, comprando zapatos jajaja. Era la loca de tere para decirme!!!
parece que fue ayer.. jaaja y fíjate, ya incluso va a ser un año que nuestro fin de semana.. joooo
Cómo pasa el tiempo..
besazos para los cuatros FAMILIA
Alicia, JM y Abenezer Nicolás